15.3.09

faustoArt Cinema: Heat (1995)

Heat (1995, Michael Mann)

“Heat” es la película perfecta para empezar esta sección de críticas. Tenía pensado empezarla con otra bastante menos importante, que otro día caerá por estos lares, pero hoy por la tarde he tenido la ocasión de redescubrir esta verdadera joya del cine contemporáneo, y creo que es mucho más adecuada.

“Heat” es una de las películas más importantes de la década de los 90, y una de las más influyentes. Ya antes de nacer se veía que iba a ser una película importante, con el enorme morbo que se generó al juntar a dos de los más grandes e importantes actores de Hollywood, Al Pacino y Robert de Niro. Y la cosa se podía haber quedado en eso, en un simple espectáculo morboso de cruce de titanes, como tantos otros que ha habido. Y ojo, porque no hubiera sido poco. Pero solo con eso no se hace una gran película, ni mucho menos. Y de la mano de Michael Mann, el director, se perfiló una película que podría ser resumida, como simple y llanamente perfecta.

“Heat” es una película tan clásica como innovadora. Se trata de una película de “polis y ladrones”, como tantas otras. Pero es la forma de enfocarla la que la hace grande. De hecho, se puede afirmar que redefinió el género tanto en contenido como en forma. Son varios los elementos que hacen de esta cinta algo tan especial.

Lo más importante, no cabe duda, es la elección de su elenco de actores, empezando por Pacino y de Niro, pero siguiendo por actores del calibre de Natalie Portman, Tom Sizemore o Val Kilmer. Sobre todo su pareja de actores principales en su máxime apogeo, tanto que después de esta, parece que ninguno de los dos haya logrado levantar cabeza de nuevo (hace poco han protagonizado juntos de nuevo otra película, Asesinato Justo, bastante prescindible).

El segundo factor que hace grande la película, es su planteamiento. Como Gladiator, o como Salvar al Soldado Ryan, lo que caracteriza “Heat”es la forma en la que redefine un género. El enfoque es muy cercano al mundo de los noticiarios, crudo, serio, sin margen para loas bromas ni para las florituras. Todo lo que aparece es perfectísimamente plausible, y es esa sensación tan tangible, tan seria, la que hace genial a “Heat”. Qué lejos quedan las cintas sobresaturadas de gente como Bruckheimer o Silver. La fotografía es además un verdadero homenaje, siendo un auténtico referente y una perfecta muestra del arte de Mann, con sus fantásticos paisajes nocturnos que tanto explotaría con “Collateral”. El acompañamiento sonoro es crudo, seco, casi apetece esconderse, porque las armas suenan como armas, el silencio interrumpido por un enfoque austero del audio, acompañado por una banda sonora que sirve para mantener la tensión pero que huye de sentimentalismos (la firma Elliott Goldenthal, que pocos años después ganaría el Oscar por Frida). A destacar sin la menor duda la escena del atraco, un auténtico referente del cine actual, que inspirara tantas películas, desde Plan Oculto, hasta El Caballero Oscuro, en la que la escena del atraco al banco es un auténtico homenaje a Heat.

Otro aspecto destacable en “Heat” es su acabado. El uso del lenguaje de la imagen, el montaje, con un ritmo absolutamente perfecto, el desarrollo de los caracteres, con leves pinceladas que les dan una profundidad nunca antes vista en una cinta de estas características. La psicología de los personajes es compleja, con giros y contragiros que hacen ver lo complejos que son. En general todos los detalles que están minuciosamente cuidados. Es prácticamente imposible encontrar un error en una película que, como el vino, mejora con el tiempo.

Como conclusión, diré que bajo mi punto de vista es imprescindible para cualquier amante del cine en general, y de los aficionados al cine negro en especial. Se trata de una película que deja mal prácticamente cualquier película de cine negro que se haya hecho antes, y que puso el listón tan alto, que me atrevo a decir que ninguna película del mismo género ha alcanzado aún.

2 comentarios:

bw dijo...

bah! me decepcionassss, si no los vas a criticar destructivamente, aunque sólo sea un poco, no va a ser una sección diver! queremos crítica-gore!!!

faustoArt dijo...

Pero mira que eres, la destrucción por la destrucción no tiene ningún interés, antes todo lo contrario. Pero vamos, no te preocupes, que cuando una peli merezca ser criticada con dureza, lo será :D

Blog personal de Diseño Gráfico y Arte