22.11.07

Pilobolus Dance Theatre

Ayer tuve la ocasión de asistir a un espectáculo de danza en el teatro Haggen Dazz Calderón, en Madrid, pues un compañero mío del curro (gracias Mariete) me pasó unas entradillas. Superados los momentos de angustia al ver que estaba en la fila más alejada del escenario que había en el teatro (y puedo asegurar que eso es mucho decir :D) y de esperar los quince minutos eternos del retraso que tuvo la obra, el espectáculo comenzó.


Reconozco que no sabía qué esperarme. Y que además estaba un poco apagado, por muchas razones que ahora mismo no vienen a cuento, pero en el preciso instante en el que la música comenzó, captó absolutamente toda mi atención.

Y todos los problemas, preocupaciones, dudas existenciales y demás, desaparecieron de repente, en el precios instante en que los bailarines (no conozco la terminología técnica de la danza ni del ballet, así que espero no hacer ningún estropicio lingüístico, por si algún aficionado-experto me lee) aparecieron arrastrándose por el suelo. Era la forma en que se movían. Era como ver el mar. Los personajes se unían y se separaban, creando formas hipnóticas y caleidoscópicas, fluyendo con la música, haciendo que sus cuerpos fueran ahora agua, ahora roca, ahora viento. Realmente no tenía ni idea de lo que esperarme. En realidad no me esperaba nada, porque no me había dado tiempo a procesar el hecho de que estaba en un espectáculo de esas características, pero fue tan deliciosamente hipnótico, que me atrapó por completo. Los personajes creaban imágenes sugerentes, contradicciones visuales en las que lo liviano y lo pesado se mezclaban magistralmente con lo estático y lo cinético. Movimientos impulsivos se mezclaban con pura y absoluta armonía.

El espectáculo se dividía en seis partes claramente separadas. Algunas eran más abstractas, otras más figurativas. Pero la sorpresa, la plasticidad casi circense, la combinación de lo fantástico y lo mundano, creaban un mundo surrealista que te transportaba. En la primera era como ver el mar. En la segunda dos mujeres eran cortejadas por dos galanes. En la tercera una mujer bailaba sola como poseida, con movimientos que me transportaron a las danzas rituales de África. La cuarta era un bonito juego de sombras chinescas. La quinta era una preciosa reflexión sobre el mundo de los sueños, y la sexta y última era una enérgica representación de la sociedad postindustrial y de cómo afecta a los que vivimos en ella.

Lo cierto es que me quedé tremendamente satisfecho con la experiencia. Aunque me siento muy atraido por este tipo de espectáculos, no tengo muchas oportunidades de asistir a ellos, ya sea por los altos precios, o por el ritmo de vida frenético de la ciudad. Lo único que sentí fue disfrutar de algo tan especial estando solo, pero supongo que si nacemos y morimos solos, también tenemos que acostumbrarnos a vivir épocas en las que estamos más solos, y no por eso no poder disfrutar de estas experiencias tan fantásticas que tenemos de vez en cuando.

Os dejo unas fotos del grupo de danza. También un video de Youtube, y un link, de la "Ballet Magazine" en la que se analiza el espectáculo. ¡Espero que os guste!

Un abrazo a todos!

5 comentarios:

Piedras dijo...

Por la descripción y las imágenes que has puesto (no tengo tiempo de ver el video) me recuerda al Circo del Sol.

faustoArt dijo...

La verdad es que podría ser que tuvieran alguna asociación, pero sin duda lejana. Lo que está claro es que no era ballet tradicional, ni se ajustaba a ninguna definición que se me ocurra, aparte de danza contemporánea. Lo que está claro es que era una auténtica maravilla. Un abrazo desde Madrid!

Anónimo dijo...

ummmm interesante debate, los conjugados plásticos alcanzados a traves de aplicables cromáticos, de movimiento de música, de sentido simétrico y ármónico, no es eso lo que caracteriza sistemáticamente cada una de las voces minúsculas que configuran un solo grito de miles de gargantas a una, ARTE ARTE ARTE!!!

Un saludo a todos.

Anónimo dijo...

Si por las faltas de ortografía me reconnocereis jaja ciaoo

black wasp dijo...

las fotos no se vennnnnnnnnnnnnnn

Blog personal de Diseño Gráfico y Arte